lunes, 24 de septiembre de 2007

VENENO


“Como un cáncer que avanza
abriéndose camino entre las flores
de la sangre, seccionando los nervios del deseo,
la azul relojería de las venas,
granizo de sutil malentendido,
avalancha de llantos a destiempo.”

Julio Cortázar





Las horas se seducen,
y lo sé,
me enveneno.

Me enveneno,
de tu hastío
y tu Domingo;
de tu cielo bañado de lunas;
de tus pies
que no rozan el suelo]

Me enveneno,
de esta soledad
casi clausura;
este patio
de azucenas muertas
de cuerpos celestes
de tactos vencidos
de ventanas sin estrellas
de espuma]

Me enveneno,
de este inédito modo
de soñarte ángel;
del descielado azabache de tus ojos…
esos mismos
ojos
de mirar la lluvia…
y saberte conmigo
(del otro lado del silencio)

Me enveneno
en tu perfume,
abreviando las baldosas
de tu cuerpo, para recordarlas de memoria;
buscando el carmesí
de tus besos
para sentirme viva
para tocarte alba
y respirarte instante
(sin quemarnos en el aire)





1 comentario:

Leonardo dijo...

Si hay algo que me atrae es ese poder de narrativa, esa sintesis para explicar ciertos temas.

Una vez mas lo digo, y cada dia lo afirmo un poco mas fervientemente: sos mi escritora favorita .

Segui escribiendo asi que te hace bien, que me hace bien...y que a los que les gusta NOS HACE BIEN.

TE AMO Maria Soledad de la forma mas pura, natural y simple.