martes, 1 de febrero de 2011

Vientos y pausas

Sobre la mesa el tabaco del jueves, tu perfume a destiempo, y el silencio colmando la inmensidad de la sala. Y la poesía en forma de cortina, de cenicero, de bombilla. Devolviéndome en ovillos los caminos y las lluvias, buscando en el lenguaje el propio silencio de la sala y de mis manos, aquellas que te enumeran y deletrean buscando las nubes de tu boca. Y de repente, mirar entre líneas y descubrirte, justo ahí, entre palabra y palabra. Porque es ahí, entre el alma y los huesos, donde encuentro que hay más de mil soledades en una soledad (bebiendo de tus ojos y tu cintura), que tu cuerpo es un himno, que mis pies están repletos de vientos y pausas, y que cada paso es una revolución junto al tibio respirar de un verso... Ese mismo verso que no te digo, que guardo en la cajita musical de cada noche, para llenardo de melodías que lleguen a vos, y me vuelvan palabra urgente.

8 comentarios:

Miguel Barrios Payares dijo...

Bello: Allí entre el alma y los huesos...

Excelente post.
Siempre es un gusto leerte.

Roberto dijo...

absolutamente hermoso...

muchisimo...

Poeta Errante dijo...

Una vez más, quedé fascinada. Realmente es muy hermoso, Sole. Me quedé pensando mucho en lo escrito entre paréntesis. Qué grossa!.
Brindo porque sigas deleitandonos con tu bella forma de escribir!
Salú!

Jacqueline dijo...

escribis demasiado lindo

La Espera Que Respiro dijo...

Buenísima manera de describir lo que significa extrañar a alguien ausente y presente a cada instante. Te sigo desde hoy. Besos

marie augustine. dijo...

me gustaron mucho todasla enumeraciones, sobre todo esta partecita: " la poesía en forma de cortina, de cenicero, de bombilla"

una peca más.

Pajaros Mojados dijo...

¡me encanto tu blog! Ahora ya siguiendote!

Diego dijo...

"y que cada paso es una revolución junto al tibio respirar de un verso..."
Es bueno leerte, así.